Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Big Flash
portada del disco Big Flash

Sólo con la primera escucha de “Big Flash” (Lazy / Lovemonk, 2013), el nuevo disco de Wild Honey, uno puede percibir que no es sino la evolución lógica del celebrado “Epic Handshakes and a Bear Hug” (Lazy, 2009). El pop soleado que caracterizaba la propuesta capitaneada por Guille Farré se ha hecho más frondoso, como un árbol al que, con los años y bien expuesto a la luz, le han crecido nuevas hojas. La dirección que ha tomado su sonido, complejizándose sobre todo a nivel de arreglos, parece coherente con los planteamientos de un grupo que siempre ha estado interesado en desentrañar los secretos de las grandes producciones de décadas pasadas.

Seguramente algo haya aportado Tim Gane, de Stereolab, al conjunto; aunque resulta curioso que casi se haya hablado más de él que de ningún otro aspecto del disco, cuando casi todos los elementos presentes en las canciones ya estaban en sus anteriores andanzas. Lo que sí parece claro es que el británico ha conseguido darle empaque y calidez a unas canciones de un clasicismo atemporal, imposibles de situar en un tiempo y una geografía concreta. De esta forma, con los ojos puestos, sobre todo, en discos de los 60, como los de The Zombies, Simon & Garfunkel o, claro está, en el eternamente buscado sonido Pet Sounds, han acabado hermanándose con otros enamorados del pop exquisito de tintes psicodélicos como The High Llamas o Sparklehorse. Así, encontramos a lo largo de las doce canciones y en versión technicolor, todo lo que ha caracterizado su estilo: los guiños a la bossanova ("My memory may also be a wish"), el pop de aires twee (escuchando "Gothic fiction" es imposible no acordarse de los Pains of Being Pure at Heart cuando se desnudan de distorsión) o el folk de campamento ("See how hard my heart is beating"). Lo que quizá juega en contra del conjunto es que, ante tanta presencia de arreglos y detalles, algo de la frescura de las melodías vocales de su debut se pierde y cuesta quedarse tarareando las canciones.

En definitiva, un disco meritorio en su cuidado preciosismo, que echa en falta algo del músculo que tenían cuando eran más amateurs.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies