portada del disco Bestiario

Grabado en los estudios Kataraín en Azcárate (Navarra) y producido por Kaki Arkarazo (Kortatu, Negu Gorriak) entre el 21 y el 29 de junio de 1999, "Bestiario" es un disco que revela un cambio en el sonido de Guerrilla Urbana. Es el primer disco sin Chivu, uno de los miembros fundadores al que además recuerdan en la sección de agradecimientos, acreditándole su huella en alguno de los temas, y el debut de Fredi como cantante. Lo cierto es que, ni fue la primera vez en la que se iba uno de los componentes del principio ni la primera en la que se producía el relevo de Zurda al micrófono, que de forma interina se encargaba de él a falta de mejor candidato. Y sin embargo la evolución hacia algo ligeramente distinto es evidente.

Diríase que ahora el giro es hacia sonidos cercanos a los de Dead Kennedys o, al menos, a la revisión que de los mismos hicieron ya, por ejemplo, TDeK. De entre los ejemplos más logrados de esta línea, probablemente quepa destacar "Cal viva", toda una muestra de la lírica de Zurda para la denuncia de las cloacas del Estado.

Es precisamente él de nuevo quien escribe las letras de todas las canciones, quedando la música como labor conjunta de él con Tato.

La receta sónica admite asimismo guitarrazos con hechuras de rock duro pesado, que no desaprovechan ocasión de exhibirse en solos ("La consulta del Dr. Hackermann"). Es hardcore al fin y al cabo, que deviene en maneras amenazantes (como en "Gangrena") o más serpenteantes ("La merienda de los negritos"), a las que además se adapta bien Fredi.

Portada con la figura del cóndor como animal carroñero y emblema de legión aérea fascista junto a bayonetas. El refrendo visual de impacto lo pone la contraportada, en la que aparece imagen de un perro con bozal en manos de militares o fuerzas del orden. Vuelven a cargar los canarios en su cruzada contra muchos de los temas recurrentes en su ideario insurgente.

Siempre alerta ante lo que puedan considerar como un ejercicio de censura o de crítica desde los medios para apoyar la represión de gobiernos e instituciones, raro es el disco en el que no dediquen alguno de los temas como denuncia de estas prácticas. En este caso se trata de "Baja el labio", porque "Garrote y prensa" viene a ser referirse directamente al proceso de represión más propaganda posterior.

"Los guerreros de Ichasagua" tiene algo de celebración medieval en su música, como sonaba antes en un trabajo anterior, "Tierra quemada". Quizás sea porque se trata del corte referido a la historia de guanches y colonizadores castellanos.

Junto a los temas que destilan más rabia ("Cal viva", "La jauría" o "Manos blancas"), los hay en los que la bilis parece venir en platos de ácida y cínica ironía para describir modos sociales o político-económicos internacionales. El clero, la hipocresía religiosa y el fascismo encubierto en las nuevas maneras democráticas tienen también su esputo perfectamente dirigido.

Defecar sobre todo lo más sagrado y contra todo tipo de jerarquía, exponer lo pútrido del aparente orden... "Excrementum crucis" es una opción.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies