portada del disco Besos de Perro

Llegamos por fin a un capítulo fundamental en la historia de Marea, la de la explosión final y el éxito a nivel nacional, por supuesto para ello necesitaron de un disco de factura muy profesional y bien estudiado. El grupo dio el primer paso contactando con Iñaki -Uoho- Antón (Extremoduro, Platero y Tú), que los convenció para fichar por DRO y se ofreció a producirles el disco. La compañía depositó confianza en el guitarrista, viendo cómo pudo reconducir y relanzar a Extremoduro bajo la batuta tras la mesa de grabación.

Abriendo el disco tenemos el "Romance de José Etxailarena", tal vez uno de los mejores estribillos que Kutxi ha creado: "y entra el amor flaco y mojao / como una raspa de pescao / como un beso puesto al trasluz / y de sus manos llegas tú / con tu pelo como el betún / como un piropo bien tirao".

Un imperativo redoble de batería abre "El rastro" y su vocabulario más plano y terrestre, Kutxi canta al amor imposible, al ser insignificante al lado de la mujer que se ama: "te regalo mi fogata a fuego lento / para tus ojos de sarmiento / y que no amanezca hoy / por un beso / yo me arrastro como un sapo / como un príncipe en harapos / en fin, como lo que soy".

Llega entonces una atractiva "La luna me sabe a poco", canción celebradísima por los fans. Llena de dinamismo y atrevimiento la fábula que Kutxi nos relata en "A la mierda primavera". Nos declara sus intenciones en una de sus canciones más completas a nivel musical, a tres tiempos, se desnuda, describiéndose y dibujándose a base de hermosos versos a modo de garabatos: "No sé nada de correr, no sé nada de ascender / de esta mierda de arcoíris, de cigarro de después / no sé, si la vida pasa en cueros castigao a la pared / no sé nada de aguantar / no sé nada de achuchar / de ponerme de rodillas  / de llorar para mamar / no sé, en cuanto acaben los tiros garabatos al papel".

Ignoro el motivo por el que Robe Iniesta (Extremoduro) colabora con el grupo grabando con ellos "En tu agujero", puede que por amistad, puede que por ayudar, o puede que para acallar rumores de los detractores de la banda que los acusaban de copiar a la banda cacereña. Suposiciones aparte el resultado es un tema sinuoso, con una presencia muy notable del bajo, y alardes de guitarra que guiñan al personal, Kutxi habla en esta ocasión de pasar una noche de desenfreno con la persona amada: "Corté la garganta del gallo que quiso cantar / alboradas para celebrar / que la noche se estaba muriendo".

Sale el aire andaluz de la banda (los padres de Kutxi son andaluces) en "Manuela Canta Saetas". Kutxi canta con una guitarra arrastrada y con un punto muy heavy una oda dedicada a una mujer andaluza perteneciente a una generación perdida: "aún echan chispas sus andares /  a pesar de años perdíos por recodos y olivares / taconea al caminar / cuenta que no ha visto el mar / que lo ha oído en caracolas / que parecían cantar fandangos de soledad".

Tras una ruidosa "Alfileres" de acordes amplios y estribillo furioso y una "Me estoy quedando solo" con un Kutxi desesperado que se siente invencible: "Pero todavía tengo el poderío / de ponerle lindes a este mar bravío /  y a esta luna que se mengua / de curar heridas con sólo un lamido / de matar quimeras sin hacerle un ruido / de perderte por la lengua"; nos encontramos con el inicio serpenteante de "Venas con humo y palabras", que continúa frenética, acelerada y sin respiro.

Casi por si se pensaba que el guiño andaluz de la banda podía ser casualidad, Marea versiona un tema del cantaor flamenco El Cabrero."Como el viento de poniente" trata de la libertad personal y de ir contracorriente: "Empecé haciendo carreras / por atajos y veredas / muy estrechas para mí / y decían mis vecinos / que llevaba mal camino / apartado del redil / siempre fui esa oveja negra / que supo esquivar las piedras / que le tiraban a dar / mientras más pasan los años / más me aparto del rebaño / porque no sé adónde va".

Dos canciones con aire flamenco del grupo, y hemos tenido que esperar dos discos, ¿Homenaje sincero o visión de mercado? Puede que ambas cosas.

Para cerrar el disco el grupo cuenta con la colaboración de Fito Cabrales y cantando a coro en "Pan duro" que trata de la miseria de la gente que lleva una vida perra y desgraciada, que suda y sangra por los caminos de la España profunda: "Monedas de tan sucias, tan desdibujadas / odioso tintineo manos encalladas / y son las patas de sus mulas / si el látigo se llama hambre / las huellas de caminos que no son de nadie".

Por fin tras dos discos de rock en continua progresión, Marea nos presenta un disco mayestático e indestructible, Kutxi y los suyos esculpen con viento, ruido y miseria una fortaleza de rock sincero y enérgico, un disco que contiene la habilidad del artesano, las visiones del poeta noctámbulo, que, maldita sea mi estampa, no puede ser sino lo que ves.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies