Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Basikamente
portada del disco Basikamente

"Basikamente" (Sum, 2003) hace honor a su título: hay poco con lo que quedarse y pasa por los pelos, claro que los fans poco exigentes quedaran encantados con este ejercicio de dictado. Manolo se entrega a la obviedad y exceptuando algunas maravillosas recomposiciones, todo adolece de un previsible revisionismo. Lo primero y como ya podríamos imaginar hay sobredosis de "Sangre Española" (Epic, 1992), que aún siendo perfectamente comprensible, sigue relegando al ostracismo el resto de su discografía (son siete temas de los catorce). Por otro lado, la mayoría de las interpretaciones son bastante sumisas al original sin que en los arreglos notemos sangre nueva; tampoco Manolo vocalmente está en su mejor ruedo y a veces no cubre los matices que se podría esperar. De todos modos, hay las suficientes sorpresas como para despertar un notable interés, y si le añadimos el DVD en directo más la entrevista, compensará a cualquier acólito.

Pero vayamos por partes. "Marilyn Monroe" merece mucho la pena, la reinterpretación es de las mejores del álbum, con unos arreglos que enaltecen una canción que en la época alarmera era demasiado oscura. También hay un cambio en el tempo en el estribillo que le sienta genial.

Continuamos con "Las mentiras del viento", como no podía ser de otro modo Manolo no podía resistir la tentación de hacer un impass con su tema más costoso. Aún así, tampoco añade nada diferente, lo mismo que la ya reiterativa "Sentado en el muelle de la bahía", que puede considerarse la más remezclada por Tena, esta vez con ramalazos jazz que no acaban de dominar el ring.

En "Desnudo bajo las lluvias" hay que destacar la interpretación vocal de Manolo, más sentida, modulando los tonos, haciendo más real cada quejido, cada demanda; en el terreno instrumental no nos descubre nada más allá del 92.

Respecto a "Quiero beber y no olvidar", y lo digo con gran pena mi corazón, está muy por debajo del original. Ni el acompañamiento, ni la forzada vocalización logran estar a la altura de este temazo. Pensamos que con la llegada de "Fuego en la piel", la cosa iba a ponerse caliente, pero uno se queda muy frío ante estos arreglos cuya torpeza e indefinición es sangrante, y más aún ante la errónea interpretación de su creador, pena, penita, pena. Menos mal que llega un buen centrifugado de "Me busca y me captura" y podemos sonreír y emocionarnos, una sabia decisión incluirla porque es preciosa. A Tena le duelen la afinación y a veces no llega, pero esa imperfección tan humana implementa el contexto dramático de la canción, de gourmet.

Con el "Popurrí" de Alarma!!! la esperanza ya pega muy fuerte y da la impresión que Manolo Tena se transforma en un superhéroe del rock 'n' roll porque tanto su actitud en el escenario (los que lo conocen bien saben que la naturalidad en público no es lo suyo) como su rasgueo vocal es lo mejor del LP. Parece como si le tuviera ganas a su repertorio alarmero, a saber la ejecución de "La reina del neón""Colgado de ti", "Preparado para el rock'n roll""Cansado de esperarte", "Tu amor", "Esta noche", "Solo por tu dinero" y "Lola" es brillante, demoledora; se percibe una gran compenetración y unas verdaderas ganas de liarla traducidas en una mayor contundencia, con inspirados riffs de guitarra, sensuales coros y la habitual visceralidad vocal de Manolo, que hace preguntarse si es el mismo tipo de unas pistas antes.

"Loco por verte" -o loco polvete, en boca de sus vecinos- pues tampoco nos pone locos, ni tontos. Es una reproducción y poco más, tan sólo ciertas licencias en el colofón final merecen una mueca. Lo de "Tocar madera" nos regala buenas vibraciones en la introducción y la interpretación más blues-grunch de Manolo, con ese aire tan cabaretero aúpan este hit a cotas muy interesantes.

Le sigue "Frío", con la aquiescencia de Álvaro Urquijo mirando de cerca a Enrique y tras un caos organizativo que nos susurra el caos del personaje en cuestión aparece finalmente Jaime Asúa, que parece que se lo piensa. La electricidad de las guitarras es delirante y la conducción suicida de Manolo refrenda el hecho de que sólo él es beneficiario de esta obra maestra. Helado, sin palabras.

Tomamos más karma todavía con la magia, delicadeza y preciosismo con que se pincela esta magna "Llévame hasta el mar", nos hace para perder el sentido, contarlo y no creerlo; las dificultades técnicas en cuanto a sonido que ofrece esta canción merecen el aplauso, la lágrima verdadera. Ole, ole y ole.

La vuelta y vuelta de "Sangre española" hacen justicia a todo su impacto mediático, esos vaciles que se gasta David Montes -por cierto miembro de la Vargas Blues Band- y el sentimiento de Manolo lo bordan, lo que no queda muy claro es lo de Joaquín Lera, que parece algo extraviado.

Ya para acabar "Qué te pasa", rápido y mal, con unos cambios blues en los acordes que no acaban de encajar. Manolo se pone de nuevo la chaqueta y ya está.

Bueno, disfrutable sí, excitante... pues no. Autorizado para todos los públicos, no necesitarán palomitas, sin 3D pero con muchos extras y DVD. Escuche, cante y no padezca.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies