Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Barí
portada del disco Barí

Es un momento complicado para el grupo: se junta la ruptura del contrato discográfico -que además conlleva la cesión de todos los derechos de su primer disco- con que Dani Carbonell deja de formar parte de la formación (en este disco sólo colabora, y se dedica más a su propio proyecto, Macaco).

La banda tira hacia delante con la creación de su propio sello, La Fábrica de Colores, con todo lo que conlleva que ellos mismos hagan todo el trabajo que supone sacar adelante un disco. Sin embargo, se nota que la producción es mucho más laboriosa, se miran si todas las propuestas del grupo tienen cabida, y más profesional. Han aprendido de los errores pasados y saben exactamente cómo quieren sonar: quieren llevar la fuerza y contundencia de su directo al disco, y a fé que lo consiguen.

El grupo consigue encontrar una formación más estable, el núcleo está formado por los miembros de La Fábrica de Colores; además, gracias a las continuas giras, ya suenan como una máquina de relojería.

Respecto a “Vengue” (Edel, 1999) es un gran salto de calidad mejorando en sus letras, ahora mucho más comprometidas socialmente: “La sangre se me revela, cuando me pongo a pensar, que aquí unos tienen de tó, y otros no tienen de ná” canta Marina en “Naíta”. También “Tiempo de soleá”, una crítica de la actual sociedad y su egocentrismo. Ganan peso los sonidos más electrónicos y hip-hoperos en detrimento del sonido latino, debido en gran parte a que Marina es la que toma el mando de la nave.

En la primer parte del disco gana terreno la fusión, donde el flamenco se mezcla con sonidos más electrónicos, pasando del hip-hop flamenquillo, como lo llaman ellos, de “Tiempo de soleá”, a una rumba electrónica de “Ventilaor rumba 80”. Después suenan a ritmo de tango "Naíta” y “Quien engaña no gana”, en donde se encuentran las mejores letras del disco, y entonces es cuando llega “Zambra”, la mejor canción del disco, que en tan sólo seis minutos resume el concepto de “Barí” (La Fábrica Magnética, 2002).

Después baja el ritmo, suenan medios tiempos a ritmo de bulerías y rumbas, para al final acabar subiendo otra vez el tono con los temas más experimentales del disco. A resaltar que en “Memorias Perdías”, por sus sonidos hindúes, en “Bulería del ay”, debido a su cadencia funky, y en “Calé Barí”, por sus sonidos más jamaicanos, se intuye cuál es el camino que van a seguir en “Techarí” (Diquela, 2006).

Como curiosidad, se incluyen dos temas extra que son “Acción reacción repercusión” que es un tema instrumental para el cajón flamenco, y “Rememorix”, una remezcla de “Tahita”, tema de su primer disco.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies