portada del disco Ballenas Muertas en San Sebastián

"El 13 de enero de 2012 el crucero italiano Costa Concordia encalla. Mueren 32 personas. Huye el capitán. El 6 de diciembre del mismo año aparece varada una ballena en La Concha de San Sebastián, donde fallece. La similitud de ambas imágenes nos pareció un símbolo brutal del naufragio que estamos presenciando cada día. El cataclismo de una época, de unos valores, de un sueño que no acabamos de alcanzar: Ballenas muertas en San Sebastián" (Albaro Arizaleta, voz & batería)

Está claro que "Diamantes" (Mushroom Pillow, 2011) y en especial su single "Toro" marcarían el futuro de El Columpio Asesino. Que la electrónica marcaría el camino quedaba claro en un hit que miraba a la pista de baile. Y el pronóstico se cumple, la electrónica está muy presente, pero alejada del hedonismo de "Toro".

Los hermanos Arizaleta afirman de que se trata de su disco más radical: "El 8 de julio de 2013 nos retiramos a un pequeño pueblo de la montaña prepirenaica Navarra: Bigüezal. Alquilamos una pequeña casa, sin cobertura ni internet, donde convivimos durante tres meses. En uno de sus pequeños salones montamos un estudio improvisado. Y en medio de aquel entorno tan bello y ermitaño, dimos forma a nuestro disco más radical".

En diciembre de 2012 se avistaba una ballena cerca de San Sebastián, que a posteriori moría en la playa de la Concha. Ese incidente, marca esta aventura. Una aventura en la que la electrónica, el synth punk y la provocación son las protagonistas.

"La atmósfera del disco consigue materializar el desasosiego y la distorsión social que queremos expresar y reflejar" comenta Albaro. Y es que las ganas de provocar, de incendiar la realidad, quedan patentes ya desde "Babel" -"Mañanas negras de años muertos, suenan sirenas en la ciudad / Hay un cadáver sobre la mesa, yo disparé, yo disparé... Arde Babel, arde Babel, con sus torres de papel"-. En las estaciones aparecen mochilas abandonadas y tú tienes que decidir con quién vas.

"Escalofrío" llega con esos tintes posmodernistas tan marca de la casa. Ritmos infecciosos, reiterativos, y una letra impactante y poética -"Me he arrancado los dientes / te he sonreído, no me has visto"-. Suicide planean por muchos de los cortes, también sintetizadores irreales que logran generar esas imágenes desenfocadas como la que podemos ver en la portada del disco.

"Ballenas muertas en San Sebastián" comienza con tintes tenebrosos, sombríos. Un corte que deja claro que el hedonismo queda al margen, que aquí lo que importa es que la realidad está ardiendo: "Un coche bomba estalla en Moscú, un supermercado arde en Madrid / Venecia apesta cada día más, escaparates rotos por San Valentín /  Un ferry a la deriva sin capitán, ballenas muertas en San Sebastián, estricnina en el congelador, ballenas muertas en San Sebastián"... Combinan voces masculina y femenina, apareciendo la voz de Cristina en la segunda parte del tema.

Canciones como "A la espalda del mar" o "Anzuelos" son como un mantra marino, como un mal sueño a la orilla del mar.  Desasosiego, violencia y nihilismo.

"La lombriz de tu cuello" es uno de los momentos más intensos del disco. Un corte que trae desesperanza, inquietud y bases afiladas. Cierra "Entre cactus y azulejos", Cristina dirige la acción con tintes perturbadores.

Un disco mucho más valiente y completo que "Diamantes" (Mushroom Pillow, 2011), que nos trae a unos Columpio distintos a los tiempos de "La Gallina" (Astro / PIAS, 2008) pero en plena forma.

 

 

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies