portada del disco Bajo Presión

Este disco, de acuerdo a la sentencia judicial del proceso abierto, presuntamente por un antiguo técnico, contra la banda, tendría que haber aparecido ya con otro nombre para el grupo. Quizás como guiño provocador, el individuo que, en portada, aparece con una tuerca a modo de turbante opresor, es golpeado en la contraportada por los martillos de la Justicia y la Ley. Con todo, el grupo hace caso omiso y sigue firmando como ha venido haciendo desde el año 1983. Curiosamente, aunque se trata de un disco que se asigna al sello Oihuka, lo cierto es que en la carátula sólo aparece el logo característico de la compañía y el nombre de Elkar, que hasta entonces correspondía al estudio de grabación. Debían de correr vientos de cambio en el sello porque el fundador original del mismo, Mariano Goñi, será el que consiga la firma de la banda para el siguiente disco, pero en una nueva compañía GOR. Manolo Gil y Jean Phocas siguen apareciendo como responsables de portadas y grabación respectivamente. Las hojas interiores con los créditos y letras de las canciones tienen los dibujos de Calvo, como el del planeta Tierra acribillado por escorpiones radiactivos, arácnidos banqueros, mantis religiosas del Tío Sam, cucarachas sacerdotales y demás parásitos.

Arreglos musicales más potentes, primándose las guitarras mucho más que antes. La batería está también más presente. La cortina de sonido se hace protagonista fundamental, incluso sobre las letras. El comienzo, con “Monopoly” es representativo de ello, con el ritmo trepidante que le dan unas guitarras galopantes. El título de la canción viene a cuento por los tejemanejes de alto nivel a los que se refiere. Una denuncia similar se recoge en “El ojo te ve”, que de sonido poderoso también, se encarga de criticar la presencia omnipresente de las cámaras de vídeo que nos controlan.

Quizás sea el siguiente corte “La futbolera”, la más intrascendente de todo el álbum. Viene a ser una burla de la felicidad y el amor con un comienzo ocurrente. Pero el resto incide siempre en algún tema, de mayor o menor actualidad, al que referirse de forma poco amistosa: las sectas, los concursos televisivos…

Soy legal, soy legal porque soy de izquierdas” cantan en “Erik el rojo”, criticando una mala digestión de los avances tecnológicos desde posturas izquierdo-ecologistas. Mención interesante a la ironía de lo bueno de autovías cruzando valles; ¿recadito para Leizarán? La tormenta guitarrera con la que se desenvuelve “Bang-bang” acompaña una canción poderosa sobre “el cómic cruel” que es la vida. Con intensidad similar se llega al final de la primera cara. Por un lado el texto de “Palabras” es toda una poesía y la pegada de “Gladiadores T.V.” te dejaría en puro estado de acelere cuando la aguja se levanta del vinilo, de no ser por el final inesperado a ritmo ralentizado. 

La cara B arranca a ritmo del rock de guitarras poderosas a lo Barricada de “La secta”. “Antes la droga, ahora Jesucristo” es la sustitución que critica La Polla Records. “Fin de siglo” concede algo de calma, cambiando a registros próximos a los de Los Enemigos de “Un Tío Cabal” (GASA, 1988).

Los cuatro temas restantes de esta cara siguen siendo dinamita. Lo es “El revolcador”, o el juego con Harry Callahan, el personaje del policía que “no se amontona con la legalidad”, interpretado en varias entregas por Clint Eastwood. Es un buen tema, y por momentos tiene similitudes con el “Winnebago Warrior” de los Dead Kennedys del álbum “Plastic Surgery Disaster” (Alternative Tentacles, 1982). “La trece” está cantada, sobre fondo metalero, como un poemilla satírico.

Acaba finalmente el disco con “Analizando”, correosa y ágil, mejorando con ello el tono de crítica contra el mundo académico, científico, que ya destilaron en temas de trabajos anteriores como por ejemplo en “Balada inculta”.

Sorprende cómo, casi diez años después de su debut, La Polla Records son capaces de seguir haciendo discos de semejante intensidad.

Compartir

1 2 3 4

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario maik
maik
24 abril, 2010 at 21:58

A mi la futbolera me gusta bastante, es bastante coreable y pegadiza aunque la letra se salga bastante del registro habitual de la polla records

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies