portada del disco Bailando con Cabras

En 1998 sale a la luz el CD “Bailando con Cabras” (Fonomusic, 1998), segunda grabación de Manteca, propuesta al igual que su anterior entrega, realizada bajo el sonido de las Músicas del Mundo y las fusiones del flamenco con el jazz el rock y otras hierbas musicales, dando un nuevo impulso y contribución a lo que se estaba ocurriendo en esas fechas en el sonido internacional.

Contaría al igual que con el anterior “Pa' Darte Gloria” (Fonomusic,1996) con un gran elenco de músicos y colaboradores en esta nueva y última entrega de la banda. Dichos músicos fueron: Pedro Domínguez (voz), Javier Bonilla (voz), Jose Luis Torres (teclados), Jorge Pardo (saxo), Manuel Marinelli (teclados), Juan Reina y Carlos Meneses (coros), Raimundo Amador (guitarra), Andrés Olaegui (guitarra), Tito Duarte (percusión), Joy Vera y Manolo Nieto (bajo), Manuel Calleja (contrabajo), Doctor Kely (percusión), Pablo Serrano (batería), José Quevedo -Bolita de Jerez- (guitarra flamenca), Rogerio Da Souza (percusión), Seydu (percusión), Boby Martinez (saxo), Manuel Machado (trompeta), Valentín Álvarez (saxo), Eva Durán y Malú Gorostiaga (coros). La grabación transcurre en los estudios del propio Manglis, Kirios y Sincronía de Madrid, y dura siete meses.

El listón estaba muy arriba después del monumental “Pa' Darte Gloria” (Fonomusic, 1996) y Manteca realizó un digno segundo disco que carece del impacto de la novedad y de la magnífica producción del anterior trabajo. En este CD vuelven a presentar una alineación de lujo con músicos de lo mejor del panorama nacional y una mayor presencia del rock y el blues en ese potaje de fusión que tan bien cocinaban Manglis y su gente. Pero el resultado es más irregular con referencias a un andalucismo tópico que pueden estar de más, como en “Tiri ti tram” o en el superconocido “Anda jaleo” al que poco aportan.

Entre las pistas también encontramos joyas como ese “Sureña”, en el que Manteca reúne dos sures: el de nuestra península y el del rock sureño norteamericano, conjugado en una memorable guitarra. Tampoco hay que perderse esa insinuante “Diosa del pecado”, un tema cargado de connotaciones estilísticas de lo más variado y que suena con una frescura envidiable. El buen ejercicio de jazz flamenco que supone “Argelinos”, el saxo y su envoltorio rítmico del tema que titula el álbum, un guiño al rock andaluz más comercial en “Agarraitos al alma” y poco más. La banda sigue sonando de maravilla y la guitarra de Manglis tiene un gran lucimiento, pero aquí la fusión nos parece más artificiosa y no acaba de encontrar esa naturalidad y esa aparente sencillez que lucía en su anterior CD.

Con todo, una obra muy estimable que no hay que echar en el olvido.

Compartir

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario Chuan
Chuan
14 abril, 2012 at 10:49

Me ha encantado este disco, Sureña es una pasada pero el resto está muy bien-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies