portada del disco Autobiografía

Tras el titubeante -por muchos motivos ya explicados- "El Grito del Tiempo" (GASA, 1987), el ahora dúo se nos descuelga con (nada más y nada menos) un doble LP con (nada más y nada menos) que, treinta, sí, treinta, canciones. Una longitud a todas luces excesiva -y más a tenor de los resultados, que no es que se trate del discutido "White Album" (Capitol, 1968), precisamente- en la que con la venda en los ojos se trata de detrozar la piñata, quedando esta finalmente intacta. Tan sólo hace falta escuchar los cuatro primeros cortes (la muy Bosé "Rozando la eternidad", la muy Fito "El día que fue", el pop ora pretendidamente afrancesado de "Rosa gris", ora jovial y despreocupado de "El nuevo calor") para advertir esta supuesta heterogeneidad (en algo tenía que parecerse al citado "White Album"). Tras treinta, sí, treinta, canciones, uno no es que no sepa ni lo que está escuchando, sino tan siquiera lo que pretende.

Líricamente se desciende unos cuantos peldaños, con frases a veces tan sonrojantes como "el miedo vive dentro del pantalón" y se cae en repetidas ocasiones en la cursilería. El pop sencillo y facilón es tan poco destacable que tampoco molesta. El sonido carece de toda personalidad, hasta el punto de ser raramente reconocible: cualquier otra banda podría firmarlo. La producción es demasiado límpida, muy propia del mainstream. Las baladas no logran emocionar como antes solían hacer, sino que se tornan monótonas y tediosas. Vocalmente se busca un ronquido italiano algo forzado... ¿es todo malo en el disco? No.

En "El viejo camino de la vía del tren" los coros festivos y el comienzo muy a lo El Niño Gusano, evidencian cómo, siendo la menos encorsetada y más desatada, se podría aspirar a otras cosas, mejores, desde luego. También cabe destacar el acertado papel de Diego Vasallo como voz solista, así como los coros en algunos cortes de Cristina Lliso (Esclarecidos). Los ecos ABBA y el crescendo algo épico pero efectivo de "Cuento de la canción en la botella" también es de lo más reseñable. Los deliciosos coros iniciáticos de "Amarga". El deje latino de "El camino de la piel", muy atequilada, Radio Futura y con un estribillo glam a lo Dinarama.

Pero de nuevo se vuelve a caer en un rock fingido, el anti-rock. Unas guitarras falsificadas, unos coros previsibles, canciones perfectas para el chico rebelde del programa de fabricar estrellas de la canción. Absolutamente terrible. Lo mismo sucede con "Música ratonera", otra canción penosa ("hoy tienes que sacar / tu hermana a pasear"). Y es que la realidad es que hay mucha paja, como quince canciones totalmente prescindibles (¡la mitad!), y da la sensación de que se podría haber hecho algo moderadamente bueno con canciones como "Dulce tentación" y un puñadito más, como la algo sixties "Palabras sin nombre", muy Brincos. Lo cierto es que se podría haber pasado un filtro y haber sacado a posteriori un disco de esos de rarezas que no son más que malos descartes infumables sólo aptos para incondicionales.

Algo bueno que se puede extraer son las innumerables bandas que beberían de su sonido, desde Amaral ("Rosas en agua") a La Oreja de Van Gogh ("Dulce aroma"). Dicho esto, no creo que nadie se haya escuchado al completo este disco con (nada más y nada menos que) treinta canciones, más de diez veces, aparte de un servidor. Canciones brevísimas que se hacen largas e indigestas, un deja vu de sí mismo (¿"El maniquí" no había sonado ya?).

Como curiosidad indicar que en la wikipedia dicen (y si lo dicen habrá que creerlos; o no) que se trata del primer álbum español en editarse en formato CD, y que si por si este hito fuera poco, la industria lo premiaría en la categoría de Mejor Artista Latino, en la trigesimotercera edición de los Grammy. Ahora entiendo todo.

Compartir

1 2

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario Raúl Alonso
Raúl Alonso
30 septiembre, 2012 at 17:46

He aquí el que escribe la crítica. Creo que puedo ser muchas cosas menos hipócrita, el disco a mí no me gusta, se me hace tedioso a más no poder, lo cual no quiere decir que no pueda evaluarlo como creo que en su contexto e históricamente se merece. Y mi opinión es esa, que merece un 6 sobre 10. La tuya, visto lo visto, será otra. Y te aseguró que sí lo escuché 10 veces, sino muchas más, si no sería absurdo afirmarlo. Un saludo.

foto del usuario Oscar Ortega
Oscar Ortega
30 septiembre, 2012 at 19:47

Que no te guste el disco es muy respetable, y si eliges ponerlo a caer de un burro en la crítica pues le pones una estrella y media y listo. Si eliges hacer una crítica más objetiva teniendo en cuenta factores ajenos a tus gustos y resaltando virtudes y defectos pues le puedes poner 3 estrellas si te parece. Pero ponerlo a parir y darle 3 estrellas es un sinsentido.
En cualquier caso, más allá de lo que tu pienses, el disco es de 4 o 4.5 estrellas. Mucha gente lo ha escuchado más de 10 veces, te lo aseguro, porque es tal vez el disco más meritorio de Duncan Dhu. Como siempre pasa con los discos dobles, hay talibanes que denuncian la autoindulgencia de la banda. Haz un sondeo entre 30 personas que conozcan el disco y pídeles que descarten 15 temas. Cada uno te dirá unos diferentes, y la mayoría se mostrarán perplejos porque no hay 15 temas malos en este doble ni de coña.
Un saludo

foto del usuario belalugosi
belalugosi
1 octubre, 2012 at 08:28

Yo estoy con Oscar, de hecho aquí fui el primero en dar mi opinión. Lo pensé en su día y lo sigo pensando ahora que es uno de sus mejores trabajos, y para nada le sobran 15 temas. Yo como mucho podría quitar 3 o 4, pero aún así seguiríamos con un disco doble fantástico.

foto del usuario Raúl Alonso
Raúl Alonso
1 octubre, 2012 at 20:17

Pues esa es vuestra opinión. A mí me parece excesivo y muy inferior a sus primerísimas obras, donde sí que tenían un sonido original y que me interesa. Y le pongo la nota que me da la gana, igual que tú puedes puntuarlo de la misma manera.

foto del usuario Raúl Alonso
Raúl Alonso
1 octubre, 2012 at 20:20

De hecho, hay 19 personas que han votado el disco, el cual tiene ahora mismo una media de 3.68, lo cual no dista tantísimo de mi valoración.

foto del usuario enrique moral
enrique moral
6 marzo, 2013 at 19:46

a ti te algo muy dordo mientras sonaba este disco de fondo y te ha dejado duras secuelas o algo!!anda que si alguien se pierde el descubrir semejante obra maestra de disco por leer un texto como el tuyo…menos mal que se te vé que tienes algún problema ya sea con los duncan dhu o con tus gustos musicales en general,porque sueltas unas cuantas joyitas que no te las crees ni tu…que sobra medio disco??que es insufrible escucharselo entero???que el por tierras escocesas ha envejecido mejor???(ojo,que también me gusta,pero eso no es así ni de coña!!!)…que hay frases a veces tan sonrojantes como “el miedo vive dentro del pantalón”???debe ser porque tienes tabus en el tema moral/religioso porque no me parece una frase que demuestre tu afirmación(alguna hay en el disco,pero no creo que sean mas de 2/3,y en un disco de pop español de 30 canciones eso es nada!!!…que el sonido no tiene personalidad???la que rezuma en las 4 caras de sus 2 vinilos!!(ah,que tu prefieres el sonido a semiensayo y buscandomisonido del por tierras…)…ah,y cuando dices que no crees que nadie se haya escuchado al completo este disco más de diez veces, aparte de ti,ya es el apoteosis!!!!!!

y una cosa,podrías aclarar que quieres decir al final con que ahora lo entiendes todo???

foto del usuario Manuel Alonso
Manuel Alonso
17 marzo, 2014 at 18:24

Para los entendidos es su mejor disco. Yo soy muy fan de Duncan y aunque este disco fue mi favorito durante años, hoy por hoy, el sonido verdadero de Duncan Dhu y sus mejores trabajos son Crepúsculo y El Duelo (último trabajo, que es una verdadera maravilla).

foto del usuario aislandia
aislandia
19 septiembre, 2016 at 08:41

Contra gustos… Para mí, entre los 3 mejores discos del pop español. Pero respeto tu opinión. El tema de la música es muy subjetivo y depende de cómo, en qué momento se escuche. Un saludo.

foto del usuario Carlos V
Carlos V
21 noviembre, 2016 at 22:18

Yo soy una persona que escucha muchos tipos diferentes de música. Desde el heavy metal en muchos de sus géneros, pasando por el rock, el pop y hasta algo de electrónica, synth-pop… y en todos estos géneros me gusta la calidad, las canciones que llegan y con su complejidad.
Lo único extraño de este disco es que no hay canciones largas. Por lo demás es un disco que siempre me ha llegado. Su título, autobiografía, en ocasiones conecta con mis propios recuerdos. Y canción a canción, me dice algo diferente. Me costaría quitar 5 o 10 de la lista. Casi siempre tengo este disco en mi reproductor, junto a Dire Straits, Nightwish, Depeche Mode o Iron Maiden (juntos pero no revueltos, cada uno en su momento).
Hablando de opiniones, cada uno es libre. Podría hacer una más objetiva, pero ya sería esto demasiado largo.
Dejaré, eso sí, una alabanza a “el chico de los ojos asustados”. En ocasiones la música llega más allá, y si uno la sigue, tendrá una de esas canciones para toda la vida. Sutil y profunda. Siempre tengo mi propia imaginación trabajando cuando la oigo.

foto del usuario Iker
Iker
27 noviembre, 2016 at 15:16

El primer álbum español en editarse en disco compacto fue ‘Suspense’ (1984), de Azul y Negro; y el primero de Duncan Dhu lanzado en ese formato fue ‘El grito del tiempo’ (1987), que como ya se indica en la reseña dedicada a dicho elepé, incluía tres canciones más que en su edición en vinilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies