portada del disco Atlántico

La primera grabación de Xoel López firmada con su nombre la conforman doce composiciones íntimas y sinceras producidas con la ayuda de Juan de Dios Martín y escritas por Xoel, excepto “El asaltante de estaciones” escrita con Lola García Garrido. La grabación del disco se gesta entre A Coruña y Buenos Aires. Xoel ha declarado con respecto al disco que en todos sus trabajos “ha habido una evolución respecto al anterior. En este caso, casi se podría decir que hay una involución porque, si tiene alguna influencia, es de músicas más antiguas. No es excesivamente moderno. Pero posiblemente sí sea mi disco más personal”. Realmente el nuevo camino iniciado por Xoel es una evolución que ya percibimos en los últimos discos de Deluxe; en cada entrega se fue acercando a la canción de autor, a un pop íntimo y personal lejano a aquella enérgica primera entrega: “Not What You Had Thought” (Mushroom Pillow, 2001). El britpop, el pop de los 60 y la psicodelia de los 70 fueron dejando paso al pop atemporal cantado en castellano.

Se trata de una huida hacia adelante, “el que busque a Deluxe se llevará un chasco”, avisa Xoel. Un cambio de planteamientos que se percibe ya en la portada, en la que Xoel no aparece, porque no le apetecía; sí aparece una máscara venezolana que tenían sus padres desde que era niño. La música es la protagonista, un concepto de sonido que es una asociación entre el pop y la música tradicional sudamericana. Algo que en Galicia al menos es algo en cierto modo natural, en las verbenas gallegas ha sonado toda la vida merengue, bachata, bolero, tango, música mexicana... Todo ello llegó con la inmigración, con aquellas orquestas como Los Satélites y Los Trovadores de Pucho Boedo.

El disco comienza suave, “Hombre de ninguna parte” es un medio tiempo que termina explotando con delicadas instrumentaciones y coros redentores. “La gran montaña” trae un clasicismo atemporal que hace recordar por momentos a Mercedes Sosa o Víctor Jara. “Por el viejo barrio (plegaria)” mantiene esquemas, Xoel desarrolla un canto, una plegaria, al amor incondicional.

Buenos Aires supuso un cambio de aires, valga la redundancia, necesario en la vida de Xoel, tanto que es lógico que le dedicase una canción... “Buenos Aires querido / son tus aires de nuevos amores”. “Desafinado amor” tiene tintes blues, el ritmo afroamericano de Nueva Orleans, todo ello perfectamente asociado con la melódica de Xoel. Sin duda, se trata de uno de los mejores cortes del disco. “Tierra” está inundada de melancolía e intimismo, de calidez y pureza; “El asaltante de estaciones” es el corte más experimental del disco, con una estructura cambiante por momentos se acerca al pop más dulce y en otros se envenena con ritmos tropicales y eléctricos.

Un disco marcado por la libertad creativa y las ganas de dejar el pasado atrás y mirar a los ojos al futuro.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies