portada del disco antiaventura

Subraya L.S.Daniel en la nota de prensa que ha hecho para este “antiaventura” (FUP, 2009), “el valor de la diferencia”. Cuánta razón tiene en realizar tal afirmación justo en estos momentos de crisis en la industria discográfica, y en los que, a pesar de gozar con una escena floreciente y riquísima, que está derribando los cimientos establecidos en el indie español, a veces se peca un tanto de homogeneidad y repetición (aunque de qué manera) de formas ya más que explotadas en nuestro país. Por tanto, se agradece la capacidad de anti de ofrecer ese algo distinto que despierte la motivación del oyente.

Ahora bien, si Daniel habla de este valor de la diferencia, a mí me gustaría hablar del valor de la excelencia. Imagino que anti ha de enfrentarse al resto del mundo con la responsabilidad con que el niño de sobresalientes muestra las notas a sus padres. Analizar la carrera de Tito no es sólo realizar un recorrido por la historia de la música independiente de los últimos veinte años en nuestro país, que no es poco, sino tener la posibilidad de disfrutar de unos cuantos trabajos magníficos, y ello, es algo de lo que muy pocos pueden presumir. Tal es el caso del que nos ocupa, llamado a aparecer en los tops de todas las listas especializadas del año en el apartado nacional.

Si en su debut en solitario, ya once años atrás con “anti” (Elefant, 1998), Tito sorprendía tanto como pasaba inadvertido con un trabajo totalmente marciano en nuestra escena, en este “antiaventura”, al igual que Single en su sencillo “Mr. Shoji” (Elefant, 2009), simplemente destroza y retuerce los géneros. ¿Shibuya-kei con ritmos jamaicanos? Tito se enmascara haciéndose imposible de etiquetar, a la vez que entrega su trabajo más personal; contínuos guiños cinematográficos (comenzando con la portada, un fotograma de “Las Margaritas” (1966) de la directora checa Vera Chytilováy y finalizando con la excelsa “Hollywood Babilonia”); el cálido y exquisito acompañamiento de Teresa Iturrioz en los coros (atención a la delicia que es "Festival"); letras abstractas y retorcidas (completos microrrelatos en frases tan aparentemente simples como "todo iba mal entonces llegaste tú") en un trabajo minimalista y onírico en el que Tito Pintado nos entrega las llaves de entrada a su Universo: un mundo de difícil acceso (que no inaccesible) y humanamente mecanizado, del que, una vez dentro, nunca desearás escapar.

“Yo no sé muy bien porqué pero nunca moriré aquí”.

Compartir

Otros Discos

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>