portada del disco Anti Todo

Digámoslo directamente y sin rodeos: “Anti Todo” (Discos Suicidas, 1986) es uno de los mejores discos de música punk de la historia española, así de simple y así de claro. “Anti Todo” representa el nihilismo del grupo que con el paso del tiempo se había dado cuenta de que los enemigos estaban tanto fuera como dentro de casa; el disco está inundado de un resentimiento tanto a una sociedad aburguesada, a unos políticos que plantean más problemas que soluciones, contra toda clase de violencia venga de donde venga y contra el entorno etarra. “Anti Todo” es el resultado de una ecuación al que parece fácil llegar a primera vista pero de un camino tan tortuoso que muchos desisten antes de empezar.

Y ya desde “Cuidado”, tema que dice la leyenda está dedicado a La Polla, que consideraban unos vendidos por acercarse a eso que se llamó el rock radikal vasco, advierten a los despistados: “Os avisamos, somos los mismos que cuando empezamos”. Y sí, es cierto, son los mismos, pero si en su anterior álbum había cierta dispersión por la cantidad de canciones del disco, aquí todo es mucho más conciso y acertado. Sus temas son dardos envenados que dan donde verdad duele, ya sea los políticos de turno como en “Es un crimen” o Herri Batasuna como en “Haciendo bobadas”. Pero la cima lírica de este disco es “Cerebros destruidos” donde queda reflejada toda su rabia e impotencia por no poder cambiar las cosas. Del lado contrario está “Mata la música” ya que su letra no es un dechado de virtudes ya que sólo proclaman la aniquilación de la música disco pero rítmicamente es una joya con un ritmo post-punk que la hace irresistible.

Está claro que su filosofía anti-todo queda explicada en la canción homónima que da el nombre al disco donde con cierta retranca se vuelven de acordar de las gestoras pro-amnistía del País Vasco: “Los que trabajan, se olvidan de los parados y los que están libres, de los encarcelados”. También se preguntan si de verdad vale la pena hacer algo o ya desde pequeños nuestras vidas están controladas, la respuesta la encontramos en la estrofa final de “De ti depende”, “De ti depende, tú eliges... y quizás de ti no dependa”.

Pero no todo es política en el disco también hay espacio para la visión más macabra del amor con el tema rescatado de su primera maqueta “Tamara”. Y no pudieron acabar mejor con todo un canto antinuclear como es “Ha llegado el momento (el fin)” y es que, como dicen, no te fíes de nadie porque cualquiera puede ser el que lleve el mundo a la destrucción, nosotros, ellos o todos…

Ya llegó, ya llegó... es el fin... es el fin, al fin, nuestra muerte”.

Compartir

1 2 3

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario Rebex QS
Rebex QS
29 mayo, 2013 at 20:02

Perdonad por el tópico pero… ¡ESKORBUTO AL PARLAMENTO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies