Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Amor y Ruido
portada del disco Amor y Ruido

"La intención global de Antonio Galvañ a la hora de grabar y dar forma a sus nuevas composiciones fue hacer un disco partiendo del canon clásico de canción. Inspiradas en esencia por el clasicismo de los últimos sesenta y setenta del siglo XX, pero no limitándose a la influencia anglosajona sino también a la europea, principalmente italiana y francesa", así nos presenta Jabalina el nuevo trabajo de Parade. Un disco cálido y romántico en el que  los instrumentos acústicos ganan la batalla a los electrónicos, en el que impera la influencia italiana o francesa a la anglosajona, lo clásico a lo moderno... el amor al ruido.

Predominan los vientos pop -"Tierra postapocalíptica", "Amor alien" y "El imperio nunca dejó de existir"- y la influencia italiana o francesa -"La vida tal cual", "Reality en la casa encantada" y "Marc Modular"-... ritmos suaves, melódicos, sin apenas sintetizadores ni cajas de ritmos. La guitarra de Eduardo Piqueras tiene un gran protagonismo a lo largo de todo el disco, particularmente en cortes como "Morninha" y "Rushmore".

Estamos ante un viraje a lo orgánico que le sienta realmente bien a las canciones de Antonio. A ello también ayudan las aportaciones de Caio Bellveser al bajo y de Xema Fuertes en las percusiones (ambos de Maderita y Ciudadano).

El disco lo abre "La vida tal cual", una preciosa canción sobre amor y pérdida, con tintes redentores y tintes de The Divine Comedy. "Toma como referente a Gino Paoli y a la canción de festivales como San Remo, con sus violines rítmicos y los coros expansivos del final" comenta Antonio.

"Rushmore" como detectarán los seguidores del director Wes Anderson, toma el título de la película homónima. Un corte sobre la pérdida de la amistad con ecos de Ben Folds.

Nos encontramos con la chanson francesa y con Georges Brassens -"Reality en la casa encantada"-, con el vals -"Marc Modular"- y con Jacques Brel  -"El tres"-.

"Morninha" no debe llevar a engaño, se trata de un corte cercano al bolero o el pasodoble, "una clásica canción de amor en la que el amante rechazado persevera por encima del desprecio de su amada". Un momento muy sentimental del disco, como el de "El imperio nunca dejo de existir", un corte pop sobre la influencia del pasado en el presente con un título referido a un sueño infantil del gran Philip K. Dick.

El sello personal e intransferible de Galvañ queda patente en unas letras inteligentes cargadas de humor, en las que aparece todo su imaginario: vampiros clásicos -"Amor romántico"-, ufología -"Amor alien"-; además de analizar una realidad en crisis -"Tierra postapocalíptica"-. Una canción que en palabras de Antonio "es una canción pop directa y clara, con ritmos Motown y letra muy actual, con referencias no tanto al futuro como a asuntos actuales".

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies