portada del disco Amor de Hombre

No voy a escribir que es el mejor, porque no me van los términos absolutos, ni voy a decir que es el que más me gusta, porque tampoco yo lo tengo claro. Pero voy a decir que es el más completo y el que más vendió. No tiene ningún tema rutinario o que pueda considerarse del montón. “Amor de hombre” contiene al menos cuatro o cinco temas con vitola de hit y, sin embargo, se recuerda únicamente por la canción que le da título.

Ya el principio constituye una sorpresa para el seguidor de Mocedades. Nunca les habíamos escuchado cantar con tal derroche, de ritmo y de desparrame como en ese “Corazón de fiesta, con un acompañamiento que casi roza el tecno. Como a la tempestad, sobreviene la calma, “Necesitando tu amor” es una balada, pero no uno de esos peñazos grandilocuentes, sino una balada renovada con toques de sintetizadores y ritmo contundente. Llega, por fin, uno de los dos temas más populares del grupo. Con música de zarzuela, concretamente del Intermedio de “La Leyenda del Beso” (Reveriano Soutullo y Juan Vert, 1924), y letra de Luis Gómez-Escolar, ex componente de Aguaviva. Una muestra de buena grabación y arreglos para un tema típico del repertorio de las bandas de música, que Mocedades convierten en sentimiento elegante, tal vez un tanto empalagoso.

Otros temas memorables del disco son el casi desconocido “Aire”, en la que Mocedades intentan en las estofas una especie de rap y en el que el coro le da el contrapunto en uno de los más extraños temas de toda la discografía del grupo, Y regresando a lo esperable, hay que detenerse aún en otros dos temas primordiales. El primero un bolero, como aquellos de Machín y Jorge Sepúlveda, aliñado con un estribillo que se te queda en la oreja a las primeras de cambio. “Dónde estás corazón”, una pieza premeditadamente retro que contrasta con el resto del contenido del disco.El otro tema que merece parada y fonda es “Le llamaban loca” , un tema de lo mejor que ha hecho José Luis Perales, y éste ha hecho muchas. Una letra de las que dicen algo, buenas metáforas, mejores voces y varias toneladas de ternura. “Y los muchachos del barrio le llamaban loca y unos hombres de blanco le dijeron ven”. Y es que el amor puede y debe ser locura, aunque dé con nuestros huesos en el manicomio.

Seguramente soy injusto al no mencionar el terciopelo algo ajado de “la reina contra el as”  o la retórica envuelta en violines de “Sí o no”.

En fin, si solo puedes conseguir un LP de Mocedades, quédate con éste.

 

Compartir

1 2 3 6

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies