portada del disco Amor, Amor

Con evidente miopía, los productores quisieron hacer de Pedro Ruy-Blas un segundo Nino Bravo, el cantante español que más discos vendía en ese momento. Le apartaron de sus gustos negroides y le pusieron a cantar baladas e himnos. La jugada fue desastrosa por la debilidad de las composiciones y porque Pedro no era un cantante melódico al uso.

Amor, amor” es una balada pesada y con pocos alicientes que, con toda razón, pasó inadvertida. Algo más se escuchó el himno triste que habla de proyectos rotos y sueños renunciados, “¿Qué fue de nuestros amigos?”, un tema en que la voz grave de Pedro viene arropada por un coro viril y machorro que resulta un tanto redundante.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies