portada del disco Amor, Amar

Camilo guardaba una gran amistad con Lucia Bosé, madre de Miguel, y gustaba de refugiarse en brazos de la mujer madura en ocasiones. Con letra de ella y música de él va a llegar el auténtico despegue de su carrera. Una balada intimista cargada de recursos vocales en una interpretación que evidencia la riqueza de agudos del intérprete. Una canción que iba a romper todos los pronósticos y, susurro a susurro, iba a llegar al nº 1 de ventas de singles (tres semanas) y a la cabecera de Los 40 Principales (once semanas). “No tengo ayer, ni hoy, pero tendré un mañana para poder volar”. Letra cargada de delicadeza con la que Camilo hace virguerías. De nuevo su crescendo que, con lentitud, va pasando del susurro casi al grito, pero con una voz controladora siempre de impulsos y sentimientos.

Otra balada de Camilo para la cara B completa un disco tan melancólico en su contenido como ilusionante en su interpretación.

Compartir

1 2 3 6

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies