portada del disco Amodo

"Vive a vida alzando a túa voz, vive a vida coma se non houbera Dios"

Amodo es un proyecto personal del ferrolano Eloy Platas, con el que desarrolla una electrónica profundamente ambiental y melancólica. Él prefiere hablar de “Slow Burning Time Travel Music”… “Música para escuchar, para transportarte a otros lugares, a otros pasajes mentales, realizada de forma lenta en yuxtaposición al stress de la vida moderna y la cultura de la inmediatez. Música basada en el tiempo y la dinámica. Puro escapismo pero con un claro mensaje que intento plasmar en cada tema. Pero realmente Amodo nace hace un año con el tema ‘Faísca’ dentro del recopilatorio ‘Peripherik’ de Contubernio Records y ahí marqué la definición del proyecto, que leído con el tiempo pienso que define bastante bien el proyecto y todo lo que quiero conseguir de él… Aunque en el fondo Amodo no es más que un tío de Ferrol buscando cierta belleza en la electrónica en medio de una megalópolis.

¿Influencias? No lo sé. Todas, me imagino. Pero sobre todo una reacción a la música ambient, drone y ruidista que escucho a mi alrededor, toda inspirada en oscuridad, negrura y ambientes opresivos… que no es que esté mal, pero  al final acaba siendo un cliché y yo, desde mis posibilidades,  siempre intento escapar de clichés y fórmulas.  Quizá, aunque ellos no lo sepan, una influencia directa fue un concierto de We Are The Hunters hace años en una sala de Lavapiés. El concierto no estuvo bien, no sonó bien y ellos mismo no salieron contentos… pero me impresionó o marcó en cierta manera su forma de hacer música, lenta, sin ninguna prisa, casi con parsimonia… yo venía de todo lo contrario y el encontrarme con el poder y fuerza de crear música de esa manera fue positivo”.

Nueve cortes grabados en los estudios T37 (Madrid)… “se grabó de forma intermitente durante varios meses, utilizando tanto hardware como software. T37 es un colectivo orientado a la electrónica en todas sus vertientes del que formo parte desde hace tiempo. Estamos vinculados a Contubernio, Linneo 2 y Ooteca y entre todos y algún verso suelto formamos un pequeño ecosistema musical”.

El aspecto melancólico y sentimental marca el disco. No sólo a nivel musical, también en los títulos de las canciones, profundamente evocadoras: infancia, playa en invierno, hogar, familia… A nivel musical tenemos que hablar de una electrónica sutil y atmosférica armada con progresiones lentas y dinámicas que consiguen sumergirnos en pasajes íntimos –“A única patria é a infancia”, “A praia en inverno”-, misteriosos –“Barullenta”- e incandescencias etéreas –“Faísca”-.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies