portada del disco All the Lost Causes

La primera grabación de Family Folks es un trabajo brillante que destaca por un intimismo que desprende calidez y sencillez. Su sonido bebe de fuentes Ronnie Lane Slim's Chance o la ‘Rolling Thunder Revue’ de Bob Dylan, pero desarrollan un estilo personal a base de todo el folk americano y británico que han asimilado durante años.

’All The Lost Causes’ fue un caos maravilloso. Nuestra intención inicial era grabar un disco sencillo, a dúo, tipo folk neoyorquino de los sesenta, e incluyendo alguna colaboración puntual, algo que se nos fue completamente de las manos... Cuando nos quisimos dar cuenta, teníamos a trece músicos participando en el álbum. Tuvimos la ayuda de Mauro Comesaña (The Soul Jacket), que, aparte de incluir gran parte de la percusión del disco, ejerció de director artístico, y Óscar Liboreiro, que con su infinita paciencia, consiguió cohesionar el puzzle que habíamos montado” explica Bosco. Rubén, por su parte, afirma “coincido con Bosco, en lo de que si realmente había un concepto inicial (aunque cada uno de nosotros seguramente tenía una idea diferente pero no excluyente), al entrar las colaboraciones en juego, acabó sonando totalmente diferente. Lo único que teníamos claro es que el disco debería permitirnos defenderlo en directo sin demasiadas florituras, ya que por aquel entonces seguíamos siendo un dúo, por ello le pedimos a Óscar que las cuerdas y las voces predominaran, aunque al final vistos los muchos matices aportados por los invitados, decidimos que al carajo, que eso había que aprovecharlo y finalmente sin buscarlo acabamos convirtiéndonos tras la grabación del segundo disco en una banda de cinco miembros”.

El inicio con “Sea of whiskey” consigue engancharnos desde el primer momento. Un sonido cálido y vibrante, con coros y juegos vocales impecables, que nos remite a un whiskey bar en el que la madera arde en la chimenea mientras Family Folks actúan en directo.

En “Jack Frost Blues” juegan con el blues, el folk e incluso los desarrollos trovadorescos. “Song for a wife and son” es una letanía ácida que coquetea con el folk psicodélico… “Don´t be afraid / When the lights fade away / There is a cosmic dance / Everywhere the universe remains”.

Nos encontramos con cortes con un ritmo trepidante como “Let it rain”, temas íntimos y emocionales como “The day you left the throne”, y cantos en defensa de la lucha y el no rendirse ante la adversidad. Como Sísifo, debemos llevar la roca a lo alto de la colina aún sabiendo que va a volver a rodar hasta el suelo –“Sisyphus”-.

Bamboo (River come down)” presenta desarrollos más primitivos. Cierra el corte homónimo “All the lost causes” con suavidad, melancolía y delicadeza… “You and me and all the lost causes / and everything that should have said / covered in silence by excuses / or promises that just like the wind they go away”.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies