portada del disco Al Calor del Amor en un Bar

“Al Calor del Amor en un Bar” (DRO/Tres Cipreses, 1986) supone un retroceso estilístico en el grupo. Vuelven a los dictados del rock torero de “Que Dios Reparta Suerte” (DRO / Tres Cipreses, 1983), pero ya sin la negrura siniestra de los temas iniciales. Unas letras que bosquejan paisajes costumbristas y unas melodías que como el single, tienen mucho de música folclórica y de pasodoble, y otras con un sedimento de rock clásico, como “El último tranvía”.

Sin duda el tema más inspirado es el que da título al disco con su órgano de fiesta de pueblo y su letra hortera, despojando ambos calificativos de cualquier connotación negativa. El vídeo promocional es también interesante, con los integrantes de la banda dando rienda suelta a sus limitadas posibilidades dramáticas.

El tema se convirtió en uno de los más escuchados de 1986, si bien este éxito popular no se ve refrendado en ventas. Quizás la gente esperaba más de Gabinete tras el magnífico y sorprendente “Cuatro Rosas” (DRO/Tres Cipreses, 1984).

Aún así, y objetivamente hablando, “Al Calor del Amor en un Bar” es un álbum de gran calidad, tanto en la parte literaria como en la musical. Destacan cortes como “A dormir” y, sobre todo, el energético “Malditos refranes”, con una divertida letra y un sonido pegadizo y potente, sin duda el mejor tema del disco tras “Al calor del amor en un bar”.

Otras son un tanto infantiles, como “El juego y el juguete”, “Las dos caras del mar”, “La canción del pollino” (donde critican de manera abierta la estupidez de los fieles al opio del pueblo, el fútbol, algo que seguramente no sentó demasiado bien a algunos de los seguidores del grupo) o la ingenua “Por la paz”. En otras, en cambio, el grupo muestra una cierta madurez, una evolución, como con “Rey o vasallo”. Como es normal en Gabinete, un disco con luces y sombras con unos cuantos temas realmente fantásticos y otros olvidables. Pero, a pesar de su popularidad, todos, críticos, seguidores y los propios Gabinete sabían que era el momento de un nuevo viraje…

Compartir

1 2 3

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario Manuel C D
Manuel C D
8 septiembre, 2011 at 20:14

“Las dos caras del mar” es mi canción favorita del disco, y una de mis favoritas de Gabinete. Para mi esta entre las 10 mejores canciones de Gabinete.

Y este disco, es un disco magistral, con grandes melodías y grandes letras.

foto del usuario Queenie89
Queenie89
21 diciembre, 2011 at 15:40

Un disco que sirve de bisagra por lo que fue antes (etapa oscura) y lo que será después. Me encantan “Al calor del amor en un bar” cuyo videoclip (está en youtube) es muy simple pero costumbrista. “A dormir” es muy tierna (se ve como Urrutia puede entornar de una manera mas suave). “Rey o vasallo” me encanta, es diferente… me encanta su melodía y su contenido de que “todos somos iguales”. “Malditos refranes” es muy muy pegadiza. “Las dos caras del mar” tiene una melodía preciosa, con el gran Ulises al saxofón. “Canción del pollino” aun siendo aficionado al fútbol, siempre me saca una sonrisa. “Esta canción no existe” no es que me guste mucho, pero me hace mucha gracia su letra… es muy original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies