portada del disco ¡¡Ahora!!

Grabado en octubre de 1979 en los estudios Eurosonic con Pepe Loeches como ingeniero de sonido es el segundo álbum con la formación de Julio Castejón (guitarra y voz), Jorge García Banegas (teclados), José Ramón Pérez -Guny- (bajo y voz) y Enrique Cajide (batería). La producción sigue estando a cargo de Vicente Romero y consigue un sonido mucho mejor que en los anteriores. Guny canta dos temas -“Señor Violento” y “¿Cómo lo lleváis?”-, el resto son para Julio Castejón excepto el instrumental final “El intruso”.

Abandonando poco a poco el sinfonismo de su anterior trabajo en este se dedican a componer buenas canciones -todas ellas lo son- y se les nota más asentados y maduros. Es un disco impecable con buen sonido y buena ejecución por parte de los cuatro, si bien siguen destacando los teclados de Jorge que son los protagonistas en lo musical. En cuanto a las letras siguen en su línea y son en general trascendentes y comprometidas, compuestas todas ellas por Julio y Jorge.

Se extrajeron prácticamente todas sus canciones en singles “Señor Violento / La Hora de los Perros” (Chapa, 1979), “¿Cómo lo Lleváis? / Dios de Otro Planeta” (Chapa, 1980) y “Nada / En Nombre de la Moral” (Chapa, 1980) además de “Canción Para un Niño / La Otra María” (Chapa, 1980) cuya cara A no estaba incluida en el LP y se publicó al año siguiente en el recopilatorio “Lo Mejor” (Chapa, 1980). Para la promoción del disco se monto una gira al estilo de los grupos anglosajones -también Asfalto fue pionero en esto- y se presentó a lo grande en el Teatro Monumental de Madrid.

“Señor violento” abre fuerte el disco, cantada por Guny con convicción quien también interpreta “¿Cómo le lleváis?”, con reminiscencias de los Beatles que también se aprecian en “Dios de otro planeta”. En el largo tema “Fantasía” es donde podemos reconocer al Asfalto del disco anterior, más sinfónico e instrumental, y es su última incursión en este campo que, como ya se va observando, va derivando hacia un rock adulto en el que se alternan canciones fuertes con otras más intimas.

Aquí predominan estas últimas, de las que hay que destacar “Nada” y “La otra María”, dos perfectas canciones sin más pretensión que la de trasmitir un mensaje y hacer buena música olvidando etiquetas y modas. Cierra el disco el curioso instrumental “El intruso”, que no aporta gran cosa pero en la que Jorge vuelve a hacer gala de sus dotes al piano.

Compartir

1 2 3 4

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies