portada del disco A Ninguna Parte

Apuntaladas las intenciones compositivas con aquel "Tiene Mucha Fuerza" (Gramaciones Grabofónicas, 2014) el siguiente paso de Hugo Sierra sería la de consolidar el proyecto rodeándose de un grupo. Por ello, esta nueva entrega, ya en forma de LP, se cuece con el formato de banda al uso. Es cierto que sus nuevos compañeros no tendrían verdadera noticia de las canciones hasta no haber llegado al estudio, de nuevo en los Caballo Grande de Barcelona, cuando les informa detenidamente de cuál es cada parte a grabar, pero el caso es que la idea es ahora la de reforzar la propuesta presentándose al gran público como un conjunto.

Y ciertamente el resultado es positivo. Se hace duro imaginar un comienzo más potente y acertado que "No eres increible". Sirve de presentación del tono anímico que va a llevar en gran medida el disco, y permite asimismo comprobar lo bien que funciona una lectura adecuada de los aires del tecno de los 80 como herramienta con la que arropar canciones de profundo carácter personal.

¿Te gustaba toda aquella onda de bandas británicas del estilo de O.M.D., Depeche Mode o Gary Numan? Entonces apreciarás y disfrutarás momentos como el de "Perfectamente", otro ejemplo de elegante oscuridad tecno.

Comentaba Hugo precisamente lo bajo que estaba su ánimo cuando elaboró el EP anterior. Constrasta sin embargo con el espíritu de refrescante luminosidad que parecen irradiar pasajes como los del ya mencionado corte inicial (con un provocador "Cuéntales cómo te deprimes") o de "A ninguna parte". El tema que da título al álbum es toda una píldora refrescante llena de frases pegadizas y estribillo bonito.

Y si el comienzo era prometedor, el punto de fría oscuridad que rezuma "Me destrozaré" la convierte en algo así como un pequeño hit irresistible. Contiene asimismo la dosis justa de pequeño drama emocional en el estribillo.

También saben mostrarse reposados, como si llevaran la propuesta de Family a su extremo más solemne. Así suenan con la reposada "Todo el tiempo" o con las texturas de "Hacerlo fuerte".

Uno de los fuertes de las canciones de Sierra son si duda, sus estructuras. Historias que mantienen al oyente pendiente, con ganas de más. Así "La noche criminal" tiene algo parecido a la narración que hacía Morrisey en "There is a light that never goes out" interpelando a su interlocutor para que lo llevase lejos, que lo sacase a ver gente y luz. Igualmente, alguien mencionó en su momento que la guitarra de Clara puede sonar a los punteos envolventes de The Cure. A mi me ha parecido entender lo acertado de dicho apunte precisamente con esta canción.

Con los fraseos y tiempo de "No quiero ser un hombre" me tienta sugerir posibles puentes con Tigres Leones, a los que, por otro lado, tienen como compañeros de escudería una vez inscritos en la nómina de Sonido Muchacho.

El final lo pone "Lala", una especie de nocturno, de vals o nana de lamento.

En definitiva un LP poco más que imprescindible para los amantes del pop fresco y elegante con miles de aristas.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies