Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: 7
portada del disco 7

Me decían mis padres cuando yo era pequeño que no buscara culpables, que aceptara lo que hubiera y que intentara si es posible remediar la situación, pero que no buscara culpables, que eso está muy feo. Siguiendo el temprano consejo de mis progenitores no buscaré culpables en la evolución de los Platero, no será el mío un dedo acusador ni inquisitorial, pero dedos tengo y cuando a uno le dan la oportunidad de decir lo que piensa, es difícil resistirse a señalar ciertas cosas. No teman, seré benévolo.

La cuestión es que estamos en 1997 y Platero viene de estar en la cresta de la ola, su doble directo "A Pelo" (DRO, 1996) había pegado fuerte en las listas, y gracias a la amistad y al apoyo de Robe Iniesta y sus Extremoduro que justo en el 96 habían hecho estallar la bomba con su "Agila" (DRO, 1996), dándole a una generación de jóvenes un espejo en el que mirarse, un vehículo en el que expresarse y un repertorio que tararear de memoria. La gente pedía otro disco, disco que llegó en el 97 y al ser el séptimo de la banda lo titularon simplemente "7" (DRO, 1997). Los Platero estaban como nunca, o al menos eso pensaba el personal.

Pues fíjense por dónde pero no; o mejor dicho sí, estaban como nunca habían estado, pero en el sentido negativo. El grupo da muestras de cansancio, de no tener la frescura que tenían antes. Ello se nota en un cambio de registro, en parte más maduro y en parte más domesticado. Y la cosa es que el disco empieza con muy buena letra, “Por mí” tiene muchísima fuerza y aunque Robe se esfuerza en “Si miro a las nubes” has pasado un tercio de las canciones cuando escuchas el tercer corte “Rock’n’roll” y no tienes el pálpito.

No es que las canciones sean malas, es que parecen reblandecidas; las notas de Uoho ya no escuecen como picaduras de medusa en el Mediterráneo como sí lo hacían antes, además, la inclusión de metales no terminó de gustar a muchos, porque no suena a Platero, sino a otra cosa algo menos auténtica y sobre todo más blanda. “Mujer” parece hasta pachanguera. Además, la balada recubierta de azúcar glas “Al cantar” no termina de ayudar a quitar esa imagen que parece tener el disco.

Muchos se llevaron una decepción con este disco, la producción es buena y las composiciones y la interpretación también; pero no parecen auténticas y si algo han tenido Platero y los ha hecho grandes ha sido su autenticidad y su capacidad de ser fieles consigo mismos. Las noticias de que Fito estaba planteándose grabar un proyecto en solitario y que Uoho estaba muy pendiente de Extremoduro, grabando con ellos, saliendo de gira (casi parecía más pendiente de los extremeños que de su propia banda), no ayudaron a que el público recibiera bien el disco. Tampoco se le puede culpar al respetable de este hecho: no está a la altura de los anteriores.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies