validando
RSS Entradas del blog Últimas Entradas

Crónica y reportaje fotográfico del concierto de Pegasvs + Raúl Querido y El Talento + Regiones Devastadas

Publicado el 20 enero 2012 por Raúl Alonso

Pegasvs vinieron a lucirse a Madrid. El nuevo proyecto de Sergio y Luciana de Thelemáticos propone derroteros kraut desde un punto de vista pop. Mucho cacharreo electrónico para desplegar un sonido que bebe más del “Autobahn” (Kling Klang, 1974) de Krafwerk que la aproximación a Can que, como Lüger, otros grupos del panorama independiente español han decidido retomar recientemente, demostrando, tanto con este como con el resto de logros, que el talento de Sergio Pérez está llamado a traspasar nuestras fronteras. Ansiosos estamos de su inminente debut con Canadá.

Junto a ellos, Raúl Querido y El Talento, banda en directo en constante variación de la que Raúl se ha venido acompañando en los últimos directos. En esta ocasión, estaba conformada por Mar de Solletico, Koldo, Miguel y Alberto, de Alborotador Gomasio, y Albert, de Computadora. Ellos tienen el talento -así rezaban sus camisetas- y Raúl, discutiblemente, no -así rezaba también la suya; porque lo que Raúl Querido nos propone junto a estos talentosos es posiblemente su aproximación más punk, y también la más lograda, de su discurso ácido e irreverente.

Regiones Devastadas se encargaron de abrir la noche. El trío alcalaíno que ronda los siete años de formación y aproximadamente el mismo número de conciertos es evidente que son un rara avis en esta y cualquier otra escena. Amados profundamente por unos -como yo-, odiados con mayor indignación por otros -“pero qué puta mierda es esta”, se pudo oír al comienzo del concierto- la grandeza de esta formación es precisamente la capacidad de provocar este tipo de reacciones en el contexto adecuado. Porque recordemos que sus fuentes no son en absoluto arties, sino que beben de formaciones como Esplendor Geométrico, Aviador Dro o toda la escena chatarrera del mal llamado tontipop de principios de los 2000.

Os dejamos con un “reportaje fotográfico” del evento. ¿El porqué de las comillas? Nos falló el fotógrafo sustituto de la fotógrafa sustituta, por lo que tomamos por buenas las fotos que muy amablemente @tecnoyonki vía Twitter nos pasó, hechas con su iPhone. Menos es nada. De Regiones Devastadas no hay, lo sentimos.

Foto por @tecnoyonki vía iPhone Pegasvs Foto por @tecnoyonki vía iPhone
Foto por @tecnoyonki vía iPhone Raúl Querido y El Talento Foto por @tecnoyonki vía iPhone
Foto por @tecnoyonki vía iPhone Raúl Querido y El Talento Foto por @tecnoyonki vía iPhone
Foto por @tecnoyonki vía iPhone Raúl Querido y El Talento Foto por @tecnoyonki vía iPhone

Reportaje fotográfico Fiera + Margarita + Coraje

Publicado el 16 enero 2012 por LaFonoteca

Os dejamos el reportaje fotográfico del pasado concierto el 14 de enero en Nasti con Coraje, Margarita y Fiera. El estreno de la alianza entre Sello Salvaje y LaFonoteca no pudo tener un comienzo más redondo. Lleno absoluto, y tres conciertazos que hicieron que el público estuviera entregadísimo desde un primer momento.

Todo esto te lo cuenta mucho mejor nuestra fotógrafa Rosa Ponce en imágenes.

Foto por Rosa Ponce Jordi de Coraje Foto por Rosa Ponce
Foto por Rosa Ponce Luis de Coraje Foto por Rosa Ponce
Foto por Rosa Ponce Hugo de Margarita Foto por Rosa Ponce
Foto por Rosa Ponce Margarita Foto por Rosa Ponce
Foto por Rosa Ponce Pesquera, de Margarita Foto por Rosa Ponce
Foto por Rosa Ponce Fiera Foto por Rosa Ponce
Foto por Rosa Ponce Fiera Foto por Rosa Ponce
Foto por Rosa Ponce Fiera Foto por Rosa Ponce
Foto por Rosa Ponce Cacharros de Fiera Foto por Rosa Ponce
Foto por Rosa Ponce Fiera Foto por Rosa Ponce
Foto por Rosa Ponce Fiera Foto por Rosa Ponce

Crónica Alborotador Gomasio + Gato Persa + Roldán

Publicado el 6 enero 2012 por Raúl Querido

Ha sido 2011 un año tan difícil, en tantos campos y para tantas personas, que uno se siente extremadamente afortunado de haber tenido la oportunidad de participar en la creación de nuevos proyectos que, desde el punto de partida más sencillo y humilde, van creciendo exitosa y gratificantemente, gracias al apoyo entusiasta de un público que, atento, se junta para disfrutar de la música, de los grupos nuevos y emergentes, de la escena madrileña y estatal.

Para celebrar el año nuevo, los organizadores de esta feliz empresa que es LaFonoteca Azul Alcachofa, quisimos organizar algo especial: una Noche de Reyes anticipada, con tres grupos de entre lo más destacado de la capital, en la cada vez más solicitada sala El Juglar, y con roscón para todos como fin de fiesta.

En lo musical, el plan no podía fallar: Roldán, Gato Persa y Alborotador Gomasio vinieron a darlo todo. También lo hizo, una vez más, esa creciente e imprescindible contraparte de “la escena”: el público, sí, cada vez más variado y cada vez más entregado con una serie de grupos que están haciéndose un nombre, ya sea con grabaciones amateur o, poco a poco, registrando más profesionalmente sus canciones; y, sobre todo, con conciertos, conciertos y más conciertos. El del miércoles 4 de enero supuso un llenazo más, quedándose corto el aforo, bullicioso pero confortable, de El Juglar.

Abrió la velada Roldán, en formato power trío, alternando momentos de gran intensidad con otros de extraordinaria sutileza. Con una formación cercana al jazz y una suerte de carnalidad esquelética, las canciones de “El Cantar” (AA, 2009), y también las nuevas, parecían salidas del cancionero de unos Minutemen conocedores del folklore español y sumidos, de vez en cuando, en el flujo imparable de sus pensamientos. Letras atípicas y lúcidas, lo mismo sobre un fantasioso y reflexivo menage-a-trois, que sobre una princesa Letizia mucho más guapa que en la realidad. Un mundo propio, escritura automática cantada, virtuosismo heterodoxo a la guitarra, la batería punteando cada pasaje, y un bajo muy melódico, capaz de dar el contrapunto a cada uno de los otros dos instrumentos. Algo muy especial que, a los más enterados, les sonó muy distinto al disco… pero para bien: como mínimo, igual de bien que lo registrado en el LP.

El segundo concierto de la noche fue el de Gatopersa, un quinteto en el que la naturaleza de Madrid como punto de encuentro de personas y aficiones se materializa en forma de banda imparable. Cinco personas venidas cada una “de su casa”, y que podrían no haberse conocido nunca, se encuentran y definen un doble punto en común: la amistad y la música, como dos caras de la misma moneda. En lo musical, mezclan baterías bailables, bajos oscuros, guitarras sucísimas, sintes lacerantes, un saxo que recuerda a lo mejor del post-punk –subrayando en síncopa los ritmos, al estilo X-Ray Spex-, voces y gritos. En lo personal, se distinguen por su química en escena, y por el mensaje contestatario y liberador que lanzan. Así, se hicieron con el público que, tras el hit final, “Niño”, pedía más y más. Seguro que pronto nos ofrecen otro conciertazo. El grupo va a crecer, y ellos van a seguir jugando en público.

Ejerciendo de cabezas de cartel, los últimos en actuar fueron Alborotador Gomasio. Tras una corta temporada descansando de los escenarios, y poco antes de lanzarse a la aventura de grabar su primer LP, el concierto se planteó como –y resultó ser- una ocasión muy especial.
A los Gomasio los estamos viendo crecer todos los que procuramos estar al tanto de la más reciente escena underground surgida en Madrid. De alguna manera, se les puede considerar veteranos de la misma –estos mismos chicos ya se batían en duelo con las tendencia de moda a principio de los años 2000, en formaciones como El Diablo Adolescente o Autofans, o en grupos posteriores y de cierto recorrido, como fueron Los Ingenieros Alemanes y como son Mata a tus Ídolos-. A la vez, son una voz nueva, que suena fuerte, fresca y sincera, y que da sentido, quizá más que ninguna otra, a esta nueva escena. Se parecen a Superchunk y, por qué no, se parecen a Hombres G. Pues muy bien. Pero lo que sale de esas influencias es 100% Alborotador Gomasio.

Alberto, Guille Koldo, Marco y Miguel, de momento, siguen creciendo sin límite a la vista. Todavía les falta un punto de experimentación sonora –si es que eligen ese camino-, pero hasta la fecha ya han demostrado sobradamente la capacidad de hacer enormes canciones, tocarlas con una velocidad e intensidad altísimas, y que se graben como himnos, sin hacer falta más que la primera escucha. Es como estar viendo crecer a Los Planetas, pero si Los Planetas hubiesen empezado su carrera siendo capaces de dar grandísimos espectáculos.

El concierto en El Juglar fue perfecto. El sonido de la sala nunca falla y ellos, los Gomasio, demostraron que si cuentan con buen sonido y un ambiente que les anime, ya lo tienen todo. Su futuro disco, de mano de Sergio Thelemático, a buen seguro va a sacar a relucir ese talento incendiario para muchos de los que aún no han podido disfrutarlo en directo. Para los que les hemos visto más de una decena de veces, a los que fueron a verlos por vez primera el pasado enero, a los que quizá se dejaron caer por allí por casualidad, ha quedado un doble recuerdo imborrable: el de una actuación desbordante; y el de la grabación de la misma, de la que se ha extraído el single digital. Y todavía queda mucho que escuchar.

Foto por Alejandro Marejil Gente reclamando su trozo de roscón Foto por Alejandro Marejil
Foto por Alejandro Marejil Roldán Foto por Alejandro Marejil
Foto por Alejandro Marejil Roldán Foto por Alejandro Marejil
Foto por Alejandro Marejil Roldán Foto por Alejandro Marejil
Foto por Alejandro Marejil Gato Persa Foto por Alejandro Marejil
Foto por Alejandro Marejil Gato Persa Foto por Alejandro Marejil
Foto por Alejandro Marejil Gato Persa Foto por Alejandro Marejil
Foto por Alejandro Marejil La guitarra de Marco, de Alborotador Gomasio Foto por Alejandro Marejil
Foto por Alejandro Marejil Alborotador Gomasio Foto por Alejandro Marejil
Foto por Alejandro Marejil Marco, de Alborotador Gomasio Foto por Alejandro Marejil
Foto por Alejandro Marejil Koldo, de Alborotador Gomasio Foto por Alejandro Marejil
Foto por Alejandro Marejil Alborotador Gomasio Foto por Alejandro Marejil
Foto por Alejandro Marejil Más roscón Foto por Alejandro Marejil